Estamos a tu disposición en:

martes, 15 de mayo de 2012

Habrá wi-fi en la sala de lectura de la calle Pilares


En el pasado pleno de mayo de la Junta Municipal de Barajas, de las cinco proposiciones que presentamos los socialistas con el objetivo de mejorar la educación en el distrito, sólo se aceptó una, la de instalar wi-fi en la sala de lectura de la calle Pilares.

Las otras cuatro iniciativas fueron rechazadas: se rechazó solicitar la construcción de un nuevo centro educativo en el Ensanche de Barajas, se rechazó organizar reuniones de los consejeros escolares, se rechazó aumentar las inspecciones en las escuelas infantiles y se rechazó reponer el servicio de prevención de adiciones.

El rodillo del PP volvió a actuar en contra de la educación en el distrito. Las excusas fueron varias: desde decir que el servicio de prevención de adicciones lo podían realizar otros trabajadores de la Junta, cuando estos están desbordados; a decir que los consejeros se reunirían cuando la concejala del PP lo dijera pero sin ningún compromiso; a rechazar un centro educativo público porque van a regalar una parcela en Coronales a una empresa privada de educación.

En el distrito de Barajas, tras la desaparición de la ESO del IES Barajas, contamos con un único instituto público, frente a tres privados con concierto educativo. Tal y como explicaron los socialistas en el pleno, la ausencia de oferta pública impide la libre elección de los padres, que se ven obligados a matricular a sus hijos en centros educativos privados con concierto. Regalar una parcela pública, de todos los vecinos, a una empresa educativa, en lugar de construir un centro educativo público es un nuevo ataque del PP a la educación pública y a la posibilidad de elección de los padres.